“CHIUSO È APERTO”

Chiuso está abierto… y como lo hace desde octubre de 2014, el ristorante ubicado frente a Plaza San Martín, en el barrio de Retiro, continúa con la propuesta de cocina italiana con especialidad en las pastas y los risottos, en platos reversionados y adaptados al paladar argentino.

Para este 2016, Chiuso presenta su nuevo chef: Gaspar Natiello, a cargo de la nueva carta del ristorante. Además, durante el año tendrá novedades: pastas frescas para llevar y servicio para eventos, cocinando a domicilio.

Ubicado frente al verde de una de las laderas de Plaza San Martín, Chiuso ofrece un ambiente cuidado, tranquilo y relajado, excelencia en el servicio. Al ingresar, se impone una hermosa barra de madera con mármol, donde se elaboran tragos de la coctelería clásica italiana. Las paredes forradas en madera brindan calidez al ambiente y piso de granito negro es una excelente terminación para una decoración sobria y clásica, en la que se utilizaron materiales nobles.

El equipo de Chiuso pone su sello de calidez y profesionalismo: Mariano Akman es el gran anfitrión del espacio, lo que garantiza el cálido recibimiento de ser “atendido por su dueño”. Lo acompaña el Sommelier y Encargado de Salón, Carlos Alfonso Vargas Penna, juntos garantizan el mejor servicio.

Por su ubicación, ambiente y atención, Chiuso es un excelente espacio para desarrollar encuentros empresariales y degustaciones after office.

 

Platos Clásicos Italianos Aggiornados al Paladar Local

Gaspar Natiello es el nuevo Chef Ejecutivo y Jefe de Cocina de Chiuso, quien le ha dado su impronta personal a la nueva carta, continuando la propuesta de cocina italiana y manteniendo los platos ya clásicos del ristorante.

Gaspar tiene 32 años. Nació en Olavarría, estudió en el Colegio de Cocina Gato Dumas. Comenzó su carrera junto al Chef Martin Baquero, en El Almacén de los Milagros y más tarde en Peugeot Lounge. Continuó su formación en el restaurant Sarasanegro de la ciudad de Mar del Plata, junto al Chef Patricio Negro, entre otros.

La gastronomía es una actividad que trabaja con la cultura y los sentidos. Cada lugar tiene la combinación de aromas, texturas y sabores que le son propios. En la cocina de Chiuso se amasan pastas y panes, se hacen helados… se practica una cocina artesanal que mantiene los métodos y técnicas de la cocina tradicional, utilizando ingredientes nobles en platos reversionados y adaptados al paladar argentino.

En Chiuso la estrella es el plato. Los insumos son los justos y de primera calidad. Las preparaciones son simples, con el producto al frente. Todo es fatto in casa: pastas frescas, panadería, pastelería, helados -salvo la pasta seca-. La rotación de platos o las creaciones especiales se realizan de acuerdo a los productos de estación.

Chiuso cuenta con equipamiento de primer nivel para la elaboración de su carta. La cocina está equipada con 14 hornallas, cuatro hornos. En el sótano se encuentra la panadería, montada con un horno convector y una fermentadora. Además, hay una cámara con ante cámara.

El menú ofrece opciones por porción y ración en el caso de las Ensaladas: Langostinos salteados, mix de verdes, palta, morrones asados. Antipasti Fríos: Boquerones en conserva con chips de ajo cebollas encurtidas y crutones -una de las recientes incorporaciones a la nueva carta de la mano de Gaspar- y el Paté de Campaña, un clásico de Chiuso. Antipasti Calientes: Chorizo de conejo con reducción de tomate -otra de las delicias de la cocina de Natiello- y las tradicionales Olive Ripiene all’ ascolana (Aceitunas verdes apanadas rellenas con carne).

En el caso de los principales y postres, las opciones son por porción y media porción. Entre las Pastas Secas Italianas se destacan los Orecchiette con Ragú de Cordero, Ricota Cítrica y Rúcula y, entre la Pasta Casalinga, los Ravioles de langostino y cerdo con manteca de hongos y cherrys, una de las creaciones de Gaspar Natiello, de inspiración en nueva cocina española, “mar y tierra”, y espíritu asiático, puestos al servicio de la cocina italiana.

Los Risottos son un capítulo especial en la gastronomía de Chiuso, dos recomendables ejemplos son el Risotto Milanese con Langostinos y el de tomates secos rúcula y polvo de jamón crudo. También se ofrecen platos con Pesca del Día y Carnes como el Solomillo de Cerdo con puré de arvejas, incorporado por Gaspar, o el clásico Ossobuco alla milanese de Chiuso. Para un dulce final, las variaciones de Semifreddo son un mimo al paladar: Sambayón; Chocolate con cáscaras de naranja y pasas al ron; Pistacho e higos y avellanas con miel.

Carta de Vinos

Como sommelier, Mariano Akman siempre prefirió ofrecer el “lado B” de los vinos. De esta manera, Chiuso cuenta con una carta que sólo ofrece vinos de bodegas poca producción y vinos de autor.

 

Atendido por su Dueño

Desde muy pequeño Mariano Akman, de familia gastronómica, quería tener un restaurante. A los 35 años realizó su sueño, cuando se puso al frente de Doppio Zero. Antes, vendió vinos, trabajó en servicio en pizzerías, heladerías, varios restaurantes y algunos hoteles, tanto en Buenos Aires como en Barcelona, donde se recibió de sommelier en el año 2002.

Viajando se enamoró de Roma, de la pasta y de su cocina simple y sabrosa. En 2009 tomó en sus manos el pequeño Doppio Zero (con 18 cubiertos) y logró hacer uno de los más interesantes restaurantes de cocina italiana de la ciudad, con tal éxito que lo obligó a mudarse a un local más grande (con 50 cubiertos).

Chiuso es su tercer emprendimiento, en sociedad con su mujer y chef chilena Miriam de la Fuente, quien además es sub chef del restaurante.

Deja un comentario